Las Hermanas Brontë

hermanas brontë

En el pueblecito de Haworth al norte de Inglaterra, al lado del cementerio, alejada del pueblo y rodeada de inmensos páramos existía, hoy convertida en museo, una casa parroquial gris de grandes ventanales que fue el escenario austero y melancólico donde a la luz de las velas vieron la luz tres de las novelas más importantes del romanticismo de la literatura inglesa. Esas novelas fueron Jane Eyre, Cumbres Borrascosas y Agnes Grey y sus autoras fueron Charlotte, Emily y Anne más conocidas como las hermanas Brontë.

Casa de las hermanas Brontë en Haworth.
museo brontë
La casa hoy en día convertida en museo.

Infancia y Adolescencia

Patrick Brontë un autoritario párroco irlandés se quedó viudo muy pronto y a su cargo quedaron seis hijos, cinco chicas Mary, Elizabeth, Charlotte, Emily y Anne y un chico, Branwell. Fue un hombre contradictorio ya que desatendió la educación de sus hijas centrándose en la de su hijo varón en el que tenia puestas todas sus esperanzas, aun así, fomentó su pasión por la literatura a todos sus hijos por igual.

En 1824, las cuatro hermanas mayores fueron enviadas a estudiar al internado Cowan Bridge, allí conocieron el hambre, el maltrato y la muerte, ya que las dos mayores, Mary y Elizabeth, fallecieron un año después de ingresar en este truculento internado a causa de la tuberculosis contraída por las pésimas condiciones en las que vivían. Charlotte dejó constancia de las malas prácticas del internado inspirándose en Cowan Bridge para describir el infame colegio Lowood en su novela Jane Eyre.

patrick brontë_padre
Patrick Brontë
Cowan Bridge
Así luce hoy en día el internado Cowan Bridge

A raíz de la muerte de sus hermanas, las demás volvieron a casa por miedo a tener igual destino que las fallecidas. La muerte de las niñas, sobre todo la de Mary, la mayor de los hermanos y la que ejercía de figura materna para los demás, marcó el carácter y las vivencias de sus hermanas menores. Emily sobre todo, no dejaba de torturarse pensando en cómo había sido capaz de comerse aquellos bocados de pan extra cuando su hermana se estaba muriendo . En aquellos tiempos no se sabía que la anorexia existía, una enfermedad que sufrió Emily durante casi toda su corta vida, para ella la comida pasó a ser una obsesión y un problema permanente lo que se ve claramente reflejado en su obra.

De vuelta a Haworth, bajo la tutela de su padre y de la tía Elizabeth Branwell, hermana de su madre, las tres hermanas Brontë junto a su hermano Branwell se vuelcan en la lectura, la escritura y la pintura, su tabla de salvación para sobrellevar la muerte de sus queridas hermanas. Branwell, el mayor de todos sueña con ser un gran poeta o un afamado pintor. En las navidades de 1829 Patrick le regala a su hijo unos soldaditos de madera que los hermanos Brontë utilizarán, no solo para divertirse con ellos  en aquella casa alejada de todos y de todo, si no que también crearán los mundos imaginarios Gondal y Angria acompañándolos de ilustraciones, cuentos e historietas donde los soldaditos pasan a ser los personajes principales.

hermanas brontë
Retrato de las hermanas pintado por su hermano Branwell quién decidió "borrarse" después de pintarlo.

Las hermanas saben que la vida de las mujeres en la Inglaterra del siglo XIX no era fácil y que ni por asomo las mujeres tenían cabida en el mundo intelectual. Lo que se espera de ellas es que se sometan a las rígidas normas de la época victoriana en la que les había tocado vivir: casarse, ser buenas, abnegadas y calladas esposas, tener hijos y dedicarse a las tareas del hogar. Eso no entraba en los planes de las hermanas Brontë, pero no eran ricas y tampoco eran gente de campo, así que las pocas opciones que les quedaban eran ser institutrices o damas de compañía de alguna anciana rica.

Lecciones - Ilustración de Helen Allingham

Lo intentan y durante un tiempo ejercen de maestras para los hijos de algunas familias adineradas pero siempre acaban volviendo al amparo de su casita parroquial. Se sienten frustradas, trabajando en algunos casos para gente mucho menos cultas que ellas pero que, por el simple hecho de tener dinero, las miran por encima del hombro y las menospreciaban considerándolas “del servicio”.
Sobre todo Emily que es la más introvertida de las tres y para la que alejarse de sus páramos donde es feliz paseando con su perro Keeper y escribiendo le acarrea unas terribles crisis, llegando en algunos casos a dejar de comer e incluso de hablar.
Gracias a libros dedicados al análisis de sus vidas como El mito Brontë de Lucasta Miller se cree que la inteligencia de Emily junto a sus delicados estados de ánimo y su predilección por el aislamiento serían en realidad señales de Asperger.

Emily Brontë
Emily Brontë

Las hermanas deciden que abrir una escuela privada para señoritas, seria una fantástica idea y el remedio a sus males, por ese motivo en 1842 Charlotte convence a Emily para viajar a Bruselas para mejorar su francés y terminar de formarse para ser unas grandes maestras. Allí ingresan en una escuela privada y Charlotte conoce al que seria su obsesión y su amor no correspondido, el director de la escuela Constantin Heger, hombre poco agraciado físicamente y además casado, pero que ejercía un magnetismo en Charlotte debido al interés que mostraba en los escritos que ella le enseñaba, animándola para que fuera escritora.
Para Charlotte ese interés en sus relatos era lo que más le entusiasmaba ya que recordaba con tristeza cuando, unos años antes, le envió al gran poeta Robert Southey unos versos de juventud buscando su apoyo y recibió la que sería una de sus mayores desilusiones en forma de nota en la que se leía:  “La literatura no es asunto de mujeres y no debería serlo nunca”

Charlotte Brontë
Charlotte Brontë
Constantin_Heger
Constantin Heger

El repentino fallecimiento de su tía Elizabeth hace que las hermanas tengan que volver a Haworth, lo que supone una alegría para la taciturna Emily que no estaba nada a gusto en Bruselas, no le gusta el país, no le gusta la academia, no le gusta el director y por supuesto no soporta el segundo plano al que su hermana mayor la ha relegado al enamorarse de un hombre casado. Decide que a partir de ese momento ella administrará y organizará la casa y no tendrá que alejarse de sus queridos páramos y de la protección y aislamiento que le otorga su hogar. Por entonces Anne empieza a trabajar como institutriz para los Robinson, una familia que vive cerca de York, y Charlotte obsesionada con Heger vuelve a Bruselas donde trabajará como profesora de inglés en la misma academia pudiendo así estar cerca de su amado.
Cuando la esposa de Heger se da cuenta de que entre su marido y Charlotte existe “algo”, deja de hablarle y su marido, que se pone de su parte, deja de hablar también a Charlotte.
La escritora piensa que lo único que se opone a su amor es la esposa de él y continúa en su intento de acercamiento escribiéndole cartas de amor que van directamente a la basura y que la señora Heger rescata y guarda, gracias a lo cual aún se conservan.

«Le digo francamente que he intentado olvidarle durante estos meses, porque el recuerdo de una persona a quien uno no cree que pueda volver a ver de nuevo y a quien, sin embargo, se tiene en gran estima, atormenta demasiado la mente; y cuando uno ha sufrido ese tipo de ansiedad durante un año o dos, está dispuesto a hacer cualquier cosa para reencontrar la paz. Yo lo he intentado todo; he buscado ocupaciones; me he negado a mí misma por completo el placer de hablar de usted, ni siquiera a Emily; pero no he sido capaz de superar ni mis pesares ni mi impaciencia. Lo cual, de hecho, es humillante: ser incapaz de controlar los propios pensamientos, ser esclava de un pesar, de un recuerdo, la esclava de una idea fija y dominante que gobierna despóticamente la mente. ¿Por qué no puedo recibir tanta amistad de usted, como usted de mí, ni más ni menos? Entonces estaría tranquila, tan libre que podría mantenerme en silencio durante diez años sin esfuerzo»

Fragmento de una de las cartas escrita por Charlotte Brontë a Constantin Heger

Esta situación se alargará durante seis meses y Charlotte finalmente se da cuenta que todo está en su imaginación y que su amor nunca será correspondido, lo que hace que regrese a Inglaterra con el corazón roto y que escriba la que sería su primera novela El Profesor, que no sería publicada hasta después de su muerte. Aunque fue en Jane Eyre  donde plasmó el amor y el despecho que sintió.

El Profesor de Charlotte Brontë
Película Jane Eyre (2011)

Sus novelas.

La vida transcurre para las hermanas Brontë entre tareas domesticas, charlas sobre las artes y por las noches escribiendo, autoplubicando conjuntamente en 1846 un libro de poemas bajo el seudónimo de los hermanos Currer, Ellis y Acton Bell las primeras iniciales de sus nombres.
No tiene mucho éxito, se venden tres ejemplares, aún así deciden escribir una novela cada una.
A escondidas de todos, las hermanas se reparten las tareas del hogar durante el día y por las noches reunidas en una mesita escriben, dando rienda suelta a su imaginación y utilizando elementos autobiográficos.

hermanas brontë escritoras

En 1847 ven la luz las que serian con el tiempo tres joyas de la literatura inglesa: Jane Eyre escrita por Charlotte, Cumbres Borrascosas por Emily y Agnes Grey escrita por la pequeña Anne. Jane Eyre a pesar del escándalo que suscitó fue un gran éxito lo contrario a Cumbres Borrascosas y Agnes Grey que no tuvieron la misma repercusión, la crítica fue brutal con ellas y no recibieron el reconocimiento que se merecían hasta mucho más tarde.

Debido a este motivo Emily se negó a seguir escribiendo, cosa que cumplió, pero Anne publicó su segunda novela La inquilina de Wildfell Hall, una novela audaz en sus ideas para esa época ya que en ella relata la brutalidad del abuso y los malos tratos dentro de una pareja y cómo su protagonista se revela ante ello y le pone fin, es considerada la primera novela feminista.

la inquilina de Wildfell Hall
La inquilina de Wildfell Hall considerada por muchos la primera novela feminista.

Las especulaciones y el misterio que rodeaba a los “hermanos Bell” dieron lugar a confusiones sobre el autor de cada novela, lo que llevó a las hermanas en una visita a Londres a darse a conocer a sus editores causando un gran revuelo social en la capital.

La Tragedia

Paramos de Yorkshire
Páramos de Yorkshire que sirvieron de insparición a Emily Brontë para escribir Cumbres Borrascosas

En medio de todo esto la tragedia azota a la familia Brontë de nuevo, pero esta vez ferozmente, empezando con la muerte de Branwell, el hermano mayor.

Anne recomienda a su hermano como profesor particular a los Robinson, una familia adinerada para la que trabajó como institutriz. Branwell encadenaba un fracaso profesional tras otro y se vio convertido en un hombre de mente débil, eclipsado por sus hermanas. Sintiéndose una decepción para su padre, que tantas esperanzas había puesto en él, entra en una espiral de alcohol y drogas y ve en este nuevo trabajo una manera de volver a empezar y encauzar su vida. Es así como empieza su labor como profesor pero se enamora locamente de la señora Robinson y este hecho desencadena un escándalo en la pequeña localidad de Yorkshire, Branwell es despedido y vuelve a su casa donde entra en una profunda depresión que lo lleva a beber más que nunca y a hacerse adicto al opio hasta caer en un delirium tremens que encubrió la tuberculosis que padecía y de la que murió con apenas treinta años. Sus últimas palabras fueron “En toda mi vida no he hecho nada, ni grande, ni bueno”

Branwell Brontë

La introvertida Emily no pudo superar la muerte de su hermano, al que en sus últimos meses cuidó y atendió con mimo, cayó enferma en su mismo funeral y se negó a comer e ir al médico a tratarse de la tuberculosis que ella también padecía. La más oscura de las tres famosas hermanas fallecía en diciembre de 1848, tres meses después que su hermano.

Anne aquejada de la misma maldita enfermedad que tantos miembros de su familia se había llevado, al contrario que Emily, se quería curar y siguiendo las indicaciones del médico, en 1849 viaja hacia la costa, a Scarborough, junto a Charlotte y una amiga, y es allí donde cinco meses después, en mayo, un anochecer, junto al fuego, fallece con tan solo veintinueve años. Sus ultimas palabras fueron para su hermana “Ten valor, Charlotte, ten valor”

Anne Brontë
Retrato de Anne Brontë

Charlotte se queda sola y destrozada tras la muerte de sus tres hermanos, sigue viviendo junto a su padre, pero parece que la fatalidad le da las fuerzas que necesitaba para abrirse al mundo y abandonar la seguridad de sus páramos. Viajó muchas veces a Londres para promocionar su obra, por fin es reconocida por grandes escritores de la época, se relaciona con editores y artistas y su fama va creciendo. Publica otras dos novelas Shirley en 1849 y Villette en 1853.
Recibió varias propuestas de matrimonio y,  aunque juró que nunca lo haría, en 1854 se casa con Arthur Bell Nichols, un joven reverendo y amigo cercano de su padre. Él estaba locamente enamorado y ella aprendió a quererle. Cuando empezaba realmente a vivir se quedó embarazada pero la tragedia que esta familia parecía predestinada a vivir apareció de nuevo, como no, vestida de tuberculosis haciendo que Charlotte muriera el 31 de marzo de 1855 estando aún embarazada.

Villette_Charlotte Brontë
Shirley_ charlotte brontë

El reverendo Brontë sobrevivió a todos sus hijos y los siguientes seis años, hasta su muerte, fue cuidado y atendido por su yerno Arthur, viendo con asombro cómo la fama de sus hijas crecía y cómo numerosos visitantes acudían a la casita de Haworth en busca de algún indicio que aclarase la razón del misterioso genio de las hermanas Brontë, unas chicas, consideradas “solteronas” en esa época, que no viajaron mucho, que no vivieron grandes aventuras, que no sintieron experiencias humanas intensas, que no sabían nada de grandes pasiones ni de amores románticos pero demostraron que a pesar de la fatalidad que azotó siempre sus vidas dieron a sus personajes los finales felices que nunca tuvieron ellas.
Sin apenas salir de su pueblecito supieron reflejar en sus novelas profundos sentimientos, se atrevieron a imaginar y a pensar y, en una sociedad que limitaba a las mujeres ellas crearon heroínas femeninas, libres, indómitas, valientes y apasionadas.
Desde el Olimpo de los grandes estarán sorprendidas al ver cómo sus novelas han traspasado el tiempo, han sobrevivido a las modas, han sido llevadas al cine, y siguen siendo de las más vendidas en el mundo.

Imagen de la película Cumbres Borrascosas (1939)

¿Cuál es vuestra novela favorita de las Brontë?

A mi me apasionan todas pero mi predilecta es Cumbres Borrascosas, la verdad es que me la habré leído unas 15 veces y he visto todas las versiones que se han rodado para cine y televisión, así que no he podido resistirme a poner una imagen de la que es también mi versión favorita, la dirigida por William Wyler en 1939 con Laurence Olivier y Merle Oberon como los apasionados y torturados Heathcliff y Cathy  y donde los amados páramos de Emily son un protagonista más.

¡¡Espero que el “tostón” os haya molado tanto como a mi escribirlo!!

 ¡Grandes y Eternas Brontë!

También te puede interesar

2 comentarios

  1. Que maravillosa y trágica narración. Es apasionante la historia y el drama de esas hermanas ¡siempre, desde pequeña he leído a estas mujeres que para mi han sido únicas en sus historias apasionantes! Luego ya más mayor sus novelas fueron llevadas al cine! Siempre siempre….he disfrutado mucho leyendo y viendo esas historias FASCINANTES!!me ha emocionado que alguien joven como tú Mery, lo hayas leído,visto y escrito para todas!! Enhorabuena por tu artículo de estas maravillosas Hermanas Brontë!!
    Felicidades

  2. He leído tu nuevo artículo basado en la vida y trabajos de las hermanas Brontë y si ya me gustaba su historia y sus leyendas…ahora estoy cautivada! es tan apasionante la vida de esas mujeres que creo que no puede haber nadie sea hombre o mujer que no le guste! Gracias por deleitarnos con tus maravillosas historias y compartirlas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *